Luciopercas en primavera

Progresivo acercamiento a la orilla

Luciopercas en primavera

A partir del mes de febrero las luciopercas comienzan progresivamente a acercarse a zonas menos profundas. Poco a poco, también empiezan a alimentarse de forma más compulsiva, debido a la cercanía del periodo de freza, donde se mostrarán muy agresivas y territoriales. Las luciopercas en primavera por todo ello, serán más accesibles para el pescador de orilla, ya que en esta época comienzan a situarse a profundidades que rondan los 6-7 metros, e incluso en plena freza llegan a uno o dos metros, en aguas muy superficiales.

Así, durante los meses de abril y mayo, el pescador de orilla puede obtener magníficos resultados dada su fácil accesibilidad al estar en aguas muy poco profundas y concentradas en bancos de decenas de ejemplares para frezar.

En las semanas anteriores a la freza, la captura de machos y hembras es aleatoria, pero a medida que vayan pasando las semanas y nos adentremos en el periodo de desove las hembras apenas picarán y su captura será más difícil, así con nuestros artificiales sacaremos uno tras otro a los machos, con su característica librea negra de celo. El único momento del día en el que podemos pescar una gran hembra, es en las primeras y últimas horas del día, y aún así, suele ser harto complicado, ya que durante el desove casi no se alimentan.

Los peces artificiales más adecuados para su pesca durante estos meses primaverales son los que profundizan entre 5-6 metros y según avancen las semanas y lleguemos a la freza, debemos usar jerkbaits y swimbaits flotantes o suspendidos, que se muevan entre 1,5 y 2 metros.

Mejor señuelos pequeños


Tengo que destacar la efectividad de los señuelos pequeños, porque aun mostrándose tan agresivas, atacan mejor los señuelos de menor tamaño que los grandes. Respecto a los colores, me decanto por los colores vivos y agresivos, porque dan mejor resultado que los naturales, que usaremos para después de la freza y el verano.

Dada la agresividad y territorialidad que muestran las luciopercas en esta época del año, pescar lento no es tan importante, pudiendo hacer uso con nuestros jerkbaits de los efectivos “tirones”. La utilización de una línea u otra en esta época es indiferente. Yo personalmente pesco todo el año con trenzados muy finos porque me permiten percibir mejor las picadas, pero sobre gustos no hay nada escrito y los fluorocarbonos y monofilamentos son perfectamente válidos.

Según vayan avanzando las semanas y las temperaturas comiencen a ascender, las luciopercas irán poco a poco descendiendo, localizándose en aguas profundas. En estos meses estivales su actividad disminuye, ya que a esta especie le afecta considerablemente más el calor que el frío.

Emplearemos las mismas técnicas de pesca que durante los meses invernales y los mismos peces artificiales, sólo que las pescaremos aún si cabe de manera más lenta. Además, su localización varía, porque buscan en esta época zonas más oxigenadas y con corrientes frías de agua, situándose así en aguas abiertas y muy profundas o en entradas de ríos en los embalses, donde la temperatura del agua es algo más baja.

Las zonas de grandes cortados con aguas profundas, también suelen dar buenos resultados en estas jornadas estivales.



Fuente

Federpesca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies