Basses en río


Blases en río

Las mejores zonas

Para encontrar las mejores zonas para pescar basses en río, debemos buscar sitios que ofrezcan al bass buenas zonas de caza, donde pueda esconderse y acechar así a sus presas. No difieren mucho de las coberturas de cualquiera de nuestros embalses pero hay que tener un cuenta una serie de condicionantes específicos de las aguas corrientes.

Árboles sumergidos. Son sinónimo de bass, los árboles son como un imán para los basses, cuando veamos un gran árbol sumergido que se adentra en el cauce del río, es muy probable que entre sus ramas haya apostado algún pez. También los árboles caídos por tormentas ofrecen un apostadero inmejorable para los depredadores.

Estructuras. Otra de las zonas muy querenciosas son las estructuras como pentes y edificaciones. Los puentes serán una de las zonas “calientes” ya que a los basses les encanta esperar allí a sus presas. Serán de obligada visita cada vez que bajemos al río y rara vez nos fallarán. En cada río hay multitud de carreteras que los cruzan y bajo éstas tenemos una de las mejores zonas para capturar algunos ejemplares.

Espadañas. Las orillas repletas de espadañas ofrecen cobijo a los basses y serán una de las mejores zonas de pesca, en medio de ese entramado de juncos y vegetación el bass se encuentra a sus anchas. El problema que entrañan este tipo de zonas es hacer llegar nuestro señuelo donde se encuentran los peces, que es en lo más profundo de la maleza, para ello utilizaremos un equipo y señuelo adecuado al más puro estilo “heavy cover”.

Arroyos. Las entradas de agua al río como arroyos, canales de riego, etcétera son siempre una de las mejores zonas para tentar a los basses, sobre todo en los meses más calurosos del año, cuando el calor aprieta, una entrada de agua fresca y oxigenada atrae a multitud de peces y tras ellos andarán los predadores.

Islas. En algunos ríos debido a las fuertes lluvias arrastran mucha cantidad de sedimentos, que se depositan en el fondo y en ocasiones forman islas que no tardan en ser colonizadas por vegetación, constituyendo así una zona mas que interesante para tentar a los basses que aprovechan estas islas como un apostadero ideal.

Aguas abiertas. En ocasiones los basses no se encuentran en esos apostaderos anteriormente descritos, si no que salen a aguas más abiertas, tras los bancos de peces pasto. Cuando fallan las anteriores zonas es momento de buscarlos en medio del río, mediante señuelos rápidos intentaremos localizar donde “andan” los peces.

Fuente

Federpesca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies