Chatters: Su incidencia en el río

Chatters:
Su incidencia en el río

2-este-conjunto-seguramente-sea-la-imitacio%c2%a6un-ma%c2%a6us-versatil-y-precisa-de-un-cangrejo

Texto y fotos: Tomás Pellicer.

En el río la cosa es parecida, y marca la diferencia respecto a cualquier otro artificial. La capacidad de emitir grandes vibraciones en un señuelo con antialgas y diseño de jig lo hace insuperable en el río, un auténtico todo terreno.

Con aguas cristalinas se desenvuelve de maravilla y forma un conjunto muy atractivo visualmente, pero donde hace daño de verdad es con aguas tomadas. El chatterbait es tremendamente efectivo pescando de frente a la cobertura.

Según la profundidad y la velocidad a que queramos presentar y trabajar el señuelo optaremos por distintas opciones. Aquí cobra muchísima importancia el trailer, que es el encargado de dotar de acción a la caída del conjunto.

Sería ideal un grub, un pikie, una “criatura” o cualquier vinilo que desarrolle adecuadamente. Para batir zonas abiertas y playas someras rápidamente, el chatterbait es la reina indiscutible.

En este caso, el trailer ya no es tan importante que imprima vibración al conjunto, porque en estas condiciones pescaremos deprisa e iniciaremos la recogida nada más caer el señuelo al agua

Es el momento de aprovechar la inmensa gama de trailers que podemos usar, comprobando la pasmosa efectividad de unos y la falta de éxito de otros.

Las corrientes medias y lentas son territorio chatter también. Las zonas más endiabladas que nos podamos imaginar, con árboles, corriente, piedras, exceso de vegetación o todo junto, son, precisamente la especialidad de la casa.

7-lonchatter-iii-con-una-sandra-glow-para-hacer-pescatas-al-atardecer-entre-algas

Mejores épocas
La cosa está clara: en invierno excita lucios inactivos o apáticos, según se acerca la freza mueve peces grandes que lo ven como un suculento bocado.

En primavera es letal en la post freza y cuando empiezan a alimentarse fuerte. Es un señuelo increíble para pescar lucios con hambre o que se están alimentando intensamente.

En verano podemos marcar la diferencia con lucios apáticos, como en invierno. Y en otoño simplemente es la mejor opción para buscar trofeos y hacer buenas “pescatas” en número.

Fuente original: Federpesca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies