Nudos de pesca (para líneas gruesas)

Los 3 mejores nudos para líneas muy gruesas


Hacer nudos con líneas que sobrepasen ciertos diámetros es un verdadero desafío. Su grosor dificulta una tarea que es bastante simple de ser realizada con líneas de diámetro más pequeño. Además, si el fluorocarbono es la elección, con su dureza característica, se vuelve más difícil incluso hacer los nudos. Para colmo, como sucede con los bajos para lucio, si necesitamos unir un anzuelo o un giratorio a un monofilamento o fluorocarbono en líneas por encima de los 0,80 mm –y que pueden llegar fácilmente los 1,3 mm– puede resultar tedioso o casi imposible. A continuación os presentamos tres nudos muy seguros: el nudo Palomar, una versión de Centauri y el nudo San Diego Jam.

Al presentar estos nudos, nos basaremos en los criterios de facilidad de anudado y, obiamente, en asegurar los mismos. Después de haber realizado estos nudos por varios técnicos de laboratorio y con el aval de muchos especialistas en la pesca de grandes ejemplares, sea para usarlos en las técnicas de jigging o en la pesca de cebo vivo, podemos afirmar que, cuando realizamos un buen nudo, éste nos dará una seguridad superior al 90 por ciento de la línea con la que se realiza.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no son líneas fáciles de ser trabajadas, se recomienda un entrenamiento previo con diámetros ligeramente inferiores. El paso siguiente es entrenar con la línea con la que pretendamos pescar, no descuidando el hecho de que se tiene que humedecer siempre, nunca antes de correr o apretar y que a veces (casi siempre) un alicate es recomendado para las tareas de apretado. Si fuera para atar a la línea a un giratorio destinado al jigging o pesca de fondo, se debe colocar un jig o un plomo, respectivamente, para facilitar el agarre durante la fase del apretado, si fuera un anzuelo, y por cuestiones obvias de seguridad, se usa un alicate. Para los menos habituados, unos guantes también nos pueden ser útiles.


El nudo Palomar

Un nudo que se usa en diferentes presentaciones y que continúa teniendo la preferencia de muchos pescadores. Con él se consigue un nudo relativamente pequeño y fácil de hacer, con la ventaja de que al ir la línea doblada, se refuerza la resistencia del mismo.

Para hacerlo tenemos que doblar la línea y pasarla por el ojal de la anilla en cuestión, teniendo cuidado para no cruzarla. Seguidamente se hace un nudo sobre la línea doblada de manera que la punta de la lazada pase por delante del giratorio, anilla, jig, que tenedremos que atar con este nudo. Es en esta fase cuando se debe lubricar la zona del nudo, aprentando lentamente las dos puntas al mismo tiempo. Para asegurarnos de que está bien hecha la lazada que pasó por encima del giratorio, anilla, etc. tiene que quedar en la base, parte inferior del nudo que demos con la línea doblada.


El nudo Centauri adaptado

El nudo Centauri en su versión original está hecho con tres vueltas y no con dos, como lo vamos a presentar. La razón es simple y tiene que ver con el grosor de las líneas usadas, no alterando la resistencia del mismo. Hasta los 0,90 mm es posible dar tres vueltas bien.

Para realizar el nudo, pasa la punta de la línea por la argolla, girando con la punta para atrás, pasando por detrás de la línea principal y haciendo una vuelta; de seguido haces nuevamente otra vuelta de línea, teniendo cuidado de pasar la punta por detrás de la línea principal. Para terminar basta pasar la punta por dentro de las dos vueltas formadas y aprietas bien el nudo después de tenerlo lubricado con agua o saliva, apretando las dos puntas. Después tira de la línea principal para que la misma corra hasta llegar al ojal en cuestión.


El nudo San Diego Jam

Éste es un nudo bastante poco conocido fuera de la zona que le dio nombre, pero tiene una fuertísima reputación local para atar monofilamento, fluorocarbono y multifilamento.

Fue creado originalmente para ser un nudo fiable y fácil de realizar, sobre todo en la pesca de los poderosos atunes con jigs pesados en aguas mejicanas. Más de una vez se recomienda que se use un jig o un plomo para garantizar una apertura perfecta, tirando la línea principal en un sentido y el jig o el plomo en el lado contrario.

El nudo es sencillo: se pasa la línea por el ojal, volviendo la punta para atrás, por la parte de detrás de la línea principal, de seguido vamos a dar 5 o 6 vueltas hacia abajo, dejando la primera vuelta bloqueada, en abierto. En la última vuelta la punta pasa por dentro de las dos líneas y volvemos por encima, pasando por dentro de la vuelta bloqueada. Garantizando que ninguna de las dos vueltas se sobreponga. Se lubrica y se cierra el nudo como se ha descrito.

Fuente

Federpesca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies